Los “problemas” que nos crea nuestra mente, en realidad, los crea nuestro EGO. Pero antes de desarrollar esta idea debemos hacernos una pregunta:

¿Nuestra mente nos crea “problemas”?

La respuesta rápida podría ser: “si, cuando nos identificamos tanto con ella que dejamos que sea nuestra mente quien tome todas las decisiones de nuestra vida”. Pero esta respuesta no aclararía nada a la mayoría de los que leyeseis este artículo, así que voy a tratar de explicarlo de forma sencilla, empezando por una afirmación básica:

Los “problemas” que nos crea nuestra mente, en realidad, los crea nuestro EGO.

Eso nos lleva a dos preguntas más: ¿qué es la mente? y ¿qué es el ego?

¿Qué es la mente?

Tanto los humanos como los animales tenemos mente. La mente es una capacidad psíquica (una capacidad de la psique) localizada en el cerebro y encargada de recopilar información, analizarla y extraer conclusiones; implica un conjunto de procesos de carácter cognitivo, y así, las habilidades cognitivas de una persona surgen de sus procesos mentales. La mente es la responsable de la creación de los pensamientos, el raciocinio, el entendimiento, la memoria, las emociones o la imaginación.

Es habitual que se establezca una confusión entre cerebro y mente y es importante distinguirlos: el cerebro es un órgano que se encuentra en la cavidad craneal y que presenta una gran cantidad de neuronas (células del sistema nervioso); la mente, en cambio, emerge del cerebro como consecuencia de su funcionamiento.

La mente es prácticamente la única herramienta de supervivencia que tenemos los humanos: si no fuera por la diferencia entre nuestra nuestra mente y la de los animales, la especie humana habría desaparecido hace milenios, puesto que no somos fuertes, ni  veloces, ni ágiles… ni somos brillantes para camuflarnos, ni para atacar, ni para huir. Ni siquiera tenemos unos sentidos especialmente desarrollados. Al contrario que el resto de animales, no tenemos ninguna capacidad física que nos haya permitido sobrevivir millones de años en una Naturaleza plagada de depredadores y peligros, así que la Naturaleza nos ha dotado de una herramienta mucho mas desarrollada que cualquier otra especie: la mente, la capacidad de pensar.

Así que efectivamente, podemos definir la mente como la herramienta de supervivencia del ser humano: es gracias a la mente que sobrevivimos en un mundo peligroso: nuestra mente es una herramienta evolutiva como puede ser el largo cuello de las jirafas, la velocidad del guepardo, los colmillos del jaguar, el instinto del lobo, la vista del águila, el caparazón de la tortuga, el pico largo del colibrí, la capacidad del camaleón de cambiar de color… cada especie que existe en la naturaleza ha sido dotada de una o varias herramientas vitales para su supervivencia, y a nosotros nos ha sido concedida la mente. Por lo tanto, nuestra mente ha sido (y es) imprescindible para nosotros, y debemos estar agradecidos por disponer de una herramienta tan valiosa, ya que como herramienta para sobrevivir ha sido perfecta: nos ha permitido fabricar herramientas y hacer cosas que ninguna otra especie puede hacer para poder crecer y evolucionar como especie.

¿Qué es el Ego?

Podemos definir al Ego como la voz de la mente. Es el resultado de los pensamientos. La mente es un mecanismo del organismo incontrolable e involuntario, como la respiración o la digestión; el ego, en cambio, es un producto de la mente que si podemos controlar. El Ego es el resultado de haberle dado todo nuestro poder a la mente, hasta el punto de que nos hemos identificado completamente con ella: el resultado de esa identificación es el Ego.

Un animal emplea su mente para analizar el entorno y en función de ello, tomar decisiones; la mente permite al león fijarse en un grupo de gacelas, seleccionar un objetivo y elaborar una estrategia para atacarlo. Una vez utilizada la mente para lo que resultaba necesario, el león la deja estar.  Los animales utilizan su mente, pero no tienen Ego. En cambio, los humanos nos pasamos todo el día pensando, y peor aun, haciendo caso a nuestros pensamientos, y nos creemos que eso es lo correcto. Esto es el resultado del Ego.

Aclarándolo en una frase: el Ego ha conseguido que nosotros nos identifiquemos con nuestra mente, que creamos que somos nuestra mente.

¿Pero entonces, somos realmente algo mas?

No hay ninguna duda de que si. Sin ir mas lejos, también tenemos un cuerpo físico, así que es insostenible afirmar que “seamos nuestra mente”. Pero al Ego le interesa que solo veamos en nosotros una dualidad cuerpo/mente: un cuerpo físico como medio de ejecución, y una mente como medio de planificación. Por esa causa nos hemos olvidado de que además, también tenemos un alma, un corazón, un instinto… un algo mas. Hemos olvidado que esa dualidad cuerpo/mente está subordinada a un Ser inmaterial y superior a ello. Pero estamos en un momento evolutivo en el que precisamente debemos volver a recordarlo, porque una vez resueltas nuestras necesidades básicas de supervivencia, tenemos la misión de ir mas allá, y así es por lo que el hombre va actualmente en busca de la felicidad.

¿Por qué el Ego nos hace creer que somos nuestra mente?

Respuesta rápida: porque al Ego solo le importa que llegues vivo al día siguiente.

Ahora, expliquemos la respuesta: el Ego no sabe nada de felicidad, ni de amor, ni de instinto… como he dicho, su única preocupación es la superviviencia, y para eso utiliza todos los recursos a su alcance.

Sin duda, esto fue algo muy útil durante millones de años, en los que vivíamos en un mundo plagado de peligros; pero en los últimos siglos (y a una velocidad asombrosa en las últimas décadas), nuestra sociedad ha evolucionado mucho y en un periodo de tiempo muy corto nos hemos encontrado con que ya no vivimos en una lucha por la supervivencia (es decir, la necesidad biológica de vivienda, alimento, reproducción y mantenernos con vida).

Sin embargo, hemos evolucionado mucho mas rápido que nuestra biología, que necesita siglos para realizar pequeños cambios, y que aun no ha evolucionado lo suficiente para adaptarse a un mundo en el que nuestras necesidades básicas de supervivencia están cubiertas. Esa es la razón por la que nuestra mente no ha asimilado que ya no tenemos que luchar, huir o buscar una estrategia de supervivencia, y por eso el Ego nos causa algunos “problemas”… como nuestra mente es una herramienta diseñada y especializada en la supervivencia del ser humano, y al Ego solo le importa que llegues vivo al día siguiente, la mente permanece siempre alerta, porque biológicamente está diseñada para eso.

Resumiendo: nuestra mente no se ha adaptado a vivir en un mundo sin peligro; así que ella sigue en guardia, permanentemente buscando peligros, y creando pensamientos para ponerles solución. Producto de ello surge el Ego, la voz de la mente.

Con ejemplos se ve mas claro

A mi me gusta comparar a la mente con un martillo: un martillo es una herramienta muy útil, pero nadie va todo el día dando martillazos a todo, porque eso convertiría al martillo en una herramienta destructora, en vez de ser una herramienta útil. Haría que todo saliera mal: imaginemos no hacer otra cosa que dar martillazos a todo, e intentar arreglarlo todo ¡dando martillazos! Suena horrible, claro… Pues eso exactamente es lo que hace el Ego con la mente: hemos dejado que una herramienta tome el control absoluto de nuestras vidas.

Si continuásemos la comparativa con el reino animal, resultaría, simplemente, ridículo identificarse con una herramienta diseñada para la supervivencia; es como si un guepardo se pasase todo el día corriendo a toda velocidad por la selva, la tortuga todo el día metida en el caparazón, sin salir, o el león siempre cazando gacelas, sin importarle tener hambre o no. En cualquier caso, morirían inevitablemente si se identificasen con una herramienta de supervivencia.

¿Cómo podemos ponerle remedio a estos problemas?

Esa es la pregunta realmente importante; podemos dar varios pasos:

  • 1. Tenemos que comprender e interiorizar bien todo esto: la existencia del Ego, y el motivo de esa existencia, y así, pasar al segundo paso.
  • 2. Tenemos que darnos cuenta de que somos mas que nuestra mente; hay que darse cuenta de que no somos nuestra mente, puesto que la mente es solo una herramienta. Darnos cuenta de que hay un Ser detrás de la mente y el cuerpo: un alma, un corazón… Eso nos permitirá identificar con mas facilidad al Ego, y poder pasar al tercer paso.
  • 3. Tenemos que ser conscientes de nuestros pensamientos, darnos cuenta de cuándo está actuando nuestra mente y nuestro Ego: eso implica identificar los pensamientos y analizar, con nuestro Ser verdadero, si ese pensamiento de la mente es adecuado o no. Y si no lo es, hay que rechazarlo, dejarlo pasar. El Ego protestará, nos pondrá trampas… pero seremos conscientes de ello. Esto nos llevará al cuarto paso.
  • 4. Tenemos que actuar según el verdadero sentido de nuestro Ser. Esto significa actuar según nuestro corazón nos dicta. Y tenemos pistas para saber cómo hacerlo: siguiendo nuestras intuiciones o corazonadas, haciendo lo que realmente sentimos que queremos hacer, sin importarnos que sea lo que los demás esperan de nosotros Sin dejar que la opinión del Ego prevalezca sobre la del Ser.

Con estos sencillos pasos volveremos a Ser nosotros mismos, por encima de nuestro Ego, y podremos realizarnos y disfrutar de la vida como debe ser, sin dejarnos poseer por nuestra mente. Por supuesto que al principio es difícil, tenemos que romper con muchos años de conducta aprendida, pero… el final realmente merece la pena. Y para aquellos casos en que nuestra mente sea tan poderosa que incluso puede ponernos trampas en forma de miedos, o de llevarnos a cometer actos repetitivos, involuntarios, no deseados y que nos somos capaces de evitar, y que vemos que nos están resultando perjudiciales en nuestra vida, tenemos una herramienta muy poderosa al alcance de todos: el Método ECI nos permite conectarnos de nuevo con nuestro Ser y ver claramente qué es lo que realmente queremos nosotros, qué es lo que está haciendo nuestra mente, y como eso afecta de manera perjudicial a nuestro presente.

No dejes de escribirme con cualquier duda o comentario que puedas tener.

Una última recomendación

Corto de dibujos animados para explicar cómo la mente siempre está alerta

¿Mente o Corazón?

No puedo acabar sin recomendarte encarecidamente que no dejes de ver este corto de dibujos animados creado por Disney donde se ve muy bien como el Ego está siempre vigilante, a la espera del mas mínimo peligro, y como el Corazón es quien sabe lo que realmente queremos.

PD: para saber mas sobre el Ego puedes leer algunos artículos como esta publicación de Eckhart Tolle sobre el Ego